ADIÓS...

Actualizado: ago 21

“Los sentimientos son el lenguaje del alma” Libro: Conversaciones con Dios


Llegaste inesperadamente, tal vez porque pensaste que quedaron cosas por decir, o porque ya había pasado demasiado tiempo sin saber de mí y querías volver a verme.

Siempre he pensado que no hay despedidas suaves, porque ni la diplomacia alcanza para adornar el sentimiento que queda, siempre tiene su complejidad cerrar un ciclo y es normal que duela.  No sé si te duele más a ti o a mí, igual se siente el peso de la ausencia, o de los hechos que nos llevaron hasta aquí, que no tienen marcha atrás.


En realidad durante este tiempo he intentado de muchas formas minimizar las consecuencias y reducir el drama porque no es la primera vez que me voy;  de sanar mis heridas sin juicios hacia lo que pasó; y sí, no te niego que el corazón se ha fortalecido durante este tiempo, pero en definitiva, no hay forma indolora de decir adiós.


He trabajado en mi proceso interior durante muchos meses, siempre agradecí por el maestro que fuiste en mi vida, por el temario que me dictaste, porque todo fue un aprendizaje enorme, pensé que no te volvería a ver...hasta este fin de semana que me buscaste para decirme algo que me hirió tanto, como cuando decidí alejarme.  


Hay cosas que es mejor a veces no decir, no entiendo por qué muchas veces decimos cosas con la única intención de lastimar al otro.

Y sí, no te niego que lloré después de tu visita, es más no salí  de casa durante todo el fin de semana, y para mí, está bien, es parte de HONRAR MI PROCESO, y duele tanto, es como si doliera el alma, pero es mejor hacerme esta idea porque alguien ya te está tomando de la mano, ya no serán nuestras fotos, ni mi música, pues todo lo mío ha cambiado de nombre.


¿Sabes? me preparé tanto para este momento, para que me dijeras la verdad de lo que había pasado, y te agradezco que hayas sido honesto, pero ya es demasiado tarde. Durante tu ausencia entendí cuanto valgo y prometí  serme  fiel, simplemente no quiero que permanezcas en mi vida, yo ya te solté hace mucho tiempo y entendí lo que verdaderamente merezco.  No es orgullo, es simplemente amor propio.



Ya cada uno tiene presentes distintos, te bendigo, deseo grandes cosas para ti, sé que no estás pasando por el mejor momento y tal vez por eso me buscaste, porque siempre fui incondicional contigo, pero entendí que los límites son necesarios en mi vida, que debo soltar para avanzar.


Como dice Daniel Habif  “No me da miedo mostrarme vulnerable, pues todos lo somos, aprender a vivir bajo la incertidumbre es señal de gratitud ante la vida. Hoy estoy tranquila y firme, porque esto también pasará. El dolor NO es eterno.”


Hoy mi corazón te dice adiós, porque entendí que el amor es libertad.


Ángela R.


PD: Belleza, si estás pasando por un momento así, de tener que decir adiós pero que te parece difícil, recuerda lo mucho que vales (Mereces todo o nada) nada a medias. Lo que puedo decirte es que aprendas a honrar tus tiempos y tu proceso. No caigas en la culpa de lo que pasó, de cómo pasaron las cosas o en la ansiedad anticipada de lo que va a pasar. A veces no entendemos y tenemos miles de preguntas sin respuestas, pero ánimo, todo pasa en la vida.

Sé que me han escrito mucho sobre este tema de la ruptura, del amor propio, de la infidelidad y cada día estoy más segura que paso por situaciones similares para poder entender y ayudar a otras personas con sus procesos.  

Te quiero con el alma, te mando un abrazo grande que pueda llenar tal vez un poco el vacío de esta ausencia, recuerda que debemos siempre invertir en nuestro proceso de sanidad interior, así que, si estás pasando por un momento similar no dudes en buscar ayuda y reconectarte contigo, pues eso es AMOR PROPIO.


78 vistas

Recibe tu motivación semanal

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon

Síguenos: @sanatuvida.co