AMORES IMPOSIBLES: UNA TRAMPA DEL EGO

Hola Bellezas,

Hace un tiempo recibí varios mensajes de algunos de ustedes diciéndome que querían que escribiera acerca de los amores imposibles.

Pensé, que sería muy lindo escribirlo en compañía de mi amiga y escritora Shery Triana. Así que hoy estas dos hermosuras les vamos hablar de AMOR; amores imposibles, esos amores complicados, que se comparan con playas desiertas, amores que muchas veces se vuelven imaginarios.



Escribiendo esto nos recordó que hay muchas películas en donde nos muestran este tipo de amor y encontramos que los amores a veces son imposibles por las circunstancias, por la distancia, por los lazos familiares que impiden la manifestación de amor y pasión, por el conflicto de ideologías, por la edad, etc.

Siendo honestas a nosotras nos encantan las películas de amor; recordamos una del director de cine John Huston que cuenta de manera tierna la estancia "a la fuerza" en una isla del Pacífico de un soldado y una monja en plena Segunda Guerra Mundial. Y, claro, ahí tenemos una historia que no puede finalmente prosperar entre Robert Mitchum y Deborah Kerr. Hay historias tremendas, con mensajes increíbles y que a veces parecen de película. (Suspiros)


Hoy pretendemos recordarte que está en nosotros elegir que queremos, y si en algún momento has deseado la abyección, no te sientas mal, aquello no limita los demás momentos de tu vida. No siempre elegir es una condena aunque estamos condenados a elegir.


Expresar el amor, es un modo de situarse y abrirse a la existencia; y en la existencia hay muchos modos de amar, amar por un día o por una vida, ¡son elecciones!; y no hay amores mejores o peores que otros, más sublimes o perversos que otros. Shery y yo pensamos que el amor no es poseer, humillar o dañar al otro, será siempre querer participar de la belleza, de lo pulcro. Y es el amor visto como ese Dios altísimo que glorifica la existencia.

No poseemos a nadie, tan solo poseemos una fracción de nosotros mismos y esa fracción es minúscula, nuestro cuerpo se deteriora, nuestra inteligencia puede que se diluya, así que solo nos queda lo que poseemos de nosotros mismos a cada instante, ¡ESTE INSTANTE!, la elección de cómo significar y recibir la vida. Por lo tanto al otro nunca lo poseemos, estamos supeditados a admirarlo, atestiguarlo y a lo sumo agradecerle el favor de permitirnos participar de su presencia.

Creemos que en las relaciones afectivas es tan importante la CLARIDAD de lo que queremos y de los pactos que hacemos con el otro, y si vemos que sufrimos hay que movernos de allí, -ojalá fuera así de fácil, en la teoría y en la práctica-.

Ahora bien, sabemos que existen múltiples amores imposibles, que no son amores platónicos porque algo hubo, algo hay, algo habrá pero son imposibles. Correspondidos aunque imposibles en sus infinitas variantes. Porque el no poder estar con alguien tiene incalculables formas y no hay porqués que puedan responderse con certeza.


Creemos que dentro de esta clase de amor están los: prohibidos- imaginarios- complicados – fantasmas- egoístas, etc. Pero estos amores que se vuelven “inalcanzables” causan algo impresionante en muchos de nosotros pareciera que aumentan su valía ya sea por admiración – por ansiedad afectiva- por ese ideal de romanticismo: “luchar contra viento y marea” (Falso y dañino); y todos resultan tan agotadores, desquiciantes y destructores. Si has vivido o estas en alguno de estos pregúntate: ¿es realmente amor?


Debemos tener minucia de filigrana para aprender a tener límites propios ante el deseo, y entender que el dolor y el sufrimiento son parte de la vida pero que no debemos engancharnos a él, parafraseando a Aristóteles, “no son los placeres sino la ausencia de dolor, lo que persigue el prudente”.

Alguna vez leímos esta frase: “el sufrimiento es adictivo” y creemos que es cierta, la mayoría de las personas que llegan a consulta psicológica es porque son adictos al sufrimiento; lo cual, sólo es una trampa del ego, no caigas en ella, mereces un amor correspondido y un amor jodidamente bonito.

Mereces todo lo bueno y abundante que tiene la vida, mereces felicidad, mereces ser amad@ con tu imperfección, dejarte elegir como ser. Mereces un amor bello, puro y reciproco, mereces ser feliz.

Un abrazo, besitos, Sher y Ange.

Shery Triana y Angela Rodriguez

@sherytriana y @sanatuvida.co

189 vistas

Recibe tu motivación semanal

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon

Síguenos: @sanatuvida.co