TU Y YO ACORDAMOS EL OLVIDO...

La mayoría de personas que me escriben, me piden que hable acerca de relaciones de pareja, ruptura, infidelidad, etc. Y me da curiosidad porque en las redes sociales hay muchos datos acerca de esto, pero es como si necesitáramos más información; es por eso que decidí escribir este blog.

Hoy te hablaré acerca de él, creo que este es el primer blog que escribo acerca de nosotros, fue una relación larga y con un final difícil; después de todo él y yo acordamos el olvido. Al principio sentí un dolor intenso, no dormía bien, me hacía muchas preguntas sin tener respuestas; en ese tiempo me aferré a la meditación y a la oración (personalmente creo que tienen un poder de sanidad increíble).



Charles Dickens dice: “Cada fracaso te enseña algo que necesitabas aprender” y creo que es cierto, todo tiene un propósito, las personas en nuestra vida son maestras que vienen a enseñarnos un temario y tal vez se irán porque ya se cumplió la intención de ellas en nuestra vida. Difícil de entender –si- Pero recuerda que todo es temporal, hasta el peor de los dolores tiene fecha de caducidad y por eso hoy me atrevo a escribir sobre esto.

Creo que no se trata de olvidar, más bien se trata es de aprender, de agradecer, de perdonar y esto te lo digo porque cuando hice ese trato con él, me di cuenta con el pasar del tiempo que no se trataba de él, sino de mí. Como dice la canción de Shakira: “siempre supe que es mejor, cuando hay que hablar de dos, empezar por uno mismo…” y es que me había olvidado de mí, de mis sueños, mis planes, mis proyectos.

Mi página web Sana tu vida, nace a partir de esa ruptura. Entendí que me tuve que romper para reencontrarme, reconstruirme y de esta manera ayudar a muchas mujeres a sanar, pues juntas avanzamos por el camino del autoconocimiento donde ellas aprenden a escucharse a sí mismas, a situarse como prioridad frente a los demás, a mostrarse asertivas, aprenden a decir NO, a perdonarse, a no culparse, a quererse y aceptarse plenamente, vamos construyendo juntas ese camino que las lleva finalmente a encontrar el bienestar.


Aprendí que también como psicóloga y terapeuta necesito en muchas ocasiones “ir a terapia” (porque hasta los médicos también se enferman) y eso es una demostración de amor propio. Te soy honesta el camino de la terapia puede resultar difícil de transitar. Habrá risas, llanto, enojo… Pero entendemos que no estamos solas; nos tenemos a nosotras mismas, tenemos la persona que guía nuestro proceso de sanidad (terapeuta), tenemos a Dios (la divinidad, el universo) que nos guía y nos sostiene.

Realmente cada experiencia es para nuestro autoconocimiento y crecimiento personal, hoy miro atrás y honro mi proceso personal, observo mi pasado con amor y sin juicio. Y es a esto que te quiero invitar hoy, a que te des muchas dosis de amor y compasión y a que te prometas que esto no se trata de él o ella; se trata de ti.

Te quiero mucho,

Angela R.

72 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo